------------------ ENVÍOS GRATUITOS PARA PEDIDOS EN ESPAÑA (peninsula) A PARTIR DE 80 €UROS ----------------- By COVID19 policies you can make your order FROM ANY EUROPEAN COUNTRY but we indicate the approximate shipping date according to the time and destination

Una mañana en el campus

Curiosamente, lo primero que me llama la atención nada más acercarme  al Albergue es ver aparcado el escenario móvil de la Comarca e inevitablemente me acuerdo de Roberto. Le supliqué que como fuera lo trasladara desde Graus  a Zaragoza y lo dejará en la Avda Univérsitas con el fin de celebrar en él la ceremonia protocolaria de la etapa final de la XV edición de la añorada Semana Aragonesa de Ciclismo.  Aquél día Roberto se levantó a las 4:00 h para que le diera tiempo a sacar tal armatoste  de una nave, amarrarlo a un Land Rover y emprender carretera y manta  a una velocidad media de 50 Km/hora

Han pasado más de 20 años…

Apenas transcurridos unos minutos desde nuestra llegada  le veo aparecer al fondo de la calle.  Es él,  el “inagotable” Roberto Riverola, si sí, el mismo de aquella ocasión. Va revestido con un chaleco de organización, colgado del teléfono, repartiendo mascarillas, dando instrucciones a un equipazo de voluntarios, atendiendo a diestro y siniestro. Ha dormido escasas cuatro horas. Queda poco para empezar la primera ruta programada  del I Campus de ciclismo Sergio Samitier

Y es que para que un evento de esta naturaleza se lleve a cabo es preciso contar con personas  como  el gran Roberto, alma máter de todo esto. Porque para que Instituciones  y firmas comerciales apuesten, para que Técnicos especializados aporten su experiencia y responsabilidad, para que  padres y madres de los niños y niñas del Campus confíen a sus hijos durante una semana  a terceros, y para que el mismísimo Sergio Samitier se entregue a diario con sus alumnos es preciso creer en el proyecto. Felicidades Roberto!!

Los 55 jóvenes participantes del Campus apuran su desayuno en el Albergue de la ribagorzana  Graus, esa que todavía mantiene un récord Guinnes a la longaniza más larga del mundo. Por cierto, no la probamos…

Da gusto verlos,  uniformados todos con ropa corporativa. Qué bonita imagen. En pocos minutos han cambiado su indumentaria de descanso por el maillot y culotte ciclista austral. Se dirigen a recoger sus bicicletas aparcadas en el Pabellón deportivo anexo.  En su interior hay una gran variedad de ellas, unas de Btt, otras de carretera, y es que el Campus acoge las dos modalidades.

Al punto de encuentro van acudiendo unos y otras, son chicas y chicos de 8 a 15 años. Aunque hay uno que parece algo mayor. Viene en bicicleta desde Laguarres -su pueblo-  Es Félix, Félix Jordán de Urriés, actual Director General de la Fundacíón Deporte Joven del Consejo Superior de Deportes que además de haber colaborado en el  patrocinio  del Campus desde su Institución, ha querido recordar con los más pequeños sus inicios en el ciclismo rodando junto a ellos por estas mismas carreteras. No se quedó a comer pues  cogía rápidamente un Ave a Madrid para seguir con su apretada agenda.  Gesto admirable para con los suyos y su tierra

Ya con el grupo  prácticamente organizado para el pistoletazo de salida llegó el ciclista al que todos esperaban.  Viene Samitier, ¡!míralo!! murmuraba entusiasmado Luca-  Sobre su Canyon Aeroad y pedaleando desde Barbastro hacía su aparición el hombre que da nombre al Campus, Sergio Samitier. El espigado corredor del Movistar tenía tantas ganas de desconectar de la reciente Settmana ciclistica Italiana disputada, donde por cierto,  ocupó una meritoria sexta plaza, que enseguida empatizó como un chiquillo más inmerso  en el pequeño pelotón infantil

La ruta de aproximadamente 50 kms por carretera nos llevaría dirección Isábena, Laguarres y vuelta por Benabarre con varios reagrupamientos en el recorrido. Los más pequeños llegarían solo  hasta Capella. En las faldas del Col de Laguarres –señalado a lo Tourmalet- se desataron las primeras “hostilidades” con los más ansiosos y también ansiosas. ¡Cómo andan!!  Se nota que la mayoría están acostumbrados a la competición. Sergio –Sami para los amigos- subía y bajaba tratando de estar con todos. Observaba, daba consejos y por supuesto hacía bromas. Así es él

Por el camino hasta la cima, mucho calor y varias averías, alguna mecánica como la de la bici de Blanca, una chica desplazada desde Madrid,  y otras físicas como la del impetuoso Krasimir,  que por querer seguir a Sami subió con plato grande y a 2 kilómetros  de la cima  le vino a ver  “el tío del mazo”  en versión calambres. No hubo problema pues en el coche de asistencia médica estaba María. Todo un despliegue de medios al servicio de los 55 jóvenes. Menudo Campus…

Mientras tanto Óscar, el patrón de Sencillo,  Gopro en mano, recogía secuencias y secuencias  con las que a la postre  ilustrar este texto. Corrió en el mítico CAI hace  unos cuantos años y a día de hoy hace real  el refrán aquél de “el que tuvo, retuvo”. Siempre que esprinto con él, hago segundo…  En la jornada pedaleó mucho tiempo con la simpática y combativa Sira, y junto al resto de chicas también. Vaya nivel tienen -me decía Óscar en la bajada-  

Sami no paraba de hacer kilómetros. Tan pronto lo veías por detrás descolgado como por delante, seguía disfrutando y hablando e instruyendo a sus pupilos. Un día seré como él  pensaba más de uno del pelotón

Llegando a Graus, Lucas, Monitor encargado de controlar la cabeza del grupo,  les invitó a darse el último calentón en una subida cercana. Qué gusto verlos desde atrás. Parecía el sprint final de una etapa del Tour. Eso sí, un Tour mixto, porque allí también estaba infiltrada  alguna de las féminas

Lucas Casas comenzó muy pronto en la bici para combatir un cáncer infantil. Lo conocí allá por 2010 cuando junto a Sami competían en cadetes. También ha sido ciclista profesional hasta el pasado año con el equipo Massi-Kuwait Team. El aranés es todo un verdadero caso y ejemplo de superación y solidaridad. Es muy buena gente y  vale para todo. También  para impartir la clase de mecánica de por la tarde…

La llegada al Albergue, donde ya esperaban los más pequeños con el resto de Monitores, sirvió    para cambiar en un suspiro el culotte por el bañador y pedalear unos metros más hasta la piscina, otra de las instalaciones municipales estrella puesta a  disposición de los 55 del Campus. El remojón fue un premio a tan calurosa mañana por la siempre bella comarca de la Ribagorza

 

Se bañaron todos menos Sami que continuó con su entrenamiento, - esta vez seguro que con   mayor ritmo- Se despidió de todos hasta el día siguiente en el que nuevamente estaría con ellos. Es difícil para un ciclista profesional  en plena temporada competitiva dedicar tiempo extra que no sea para la exigente preparación y descanso que requiere un ciclista de primer nivel como él. Pero Sami es así, concede tiempo, cariño y toda su experiencia  para que este proyecto permanezca en el tiempo como legado. Quiere que el Campus tenga continuidad en  años venideros  y agradece a  las Instituciones locales y personas que lo hacen posible. Me consta que se siente un grausino más

Van llegando al Albergue parte de los 55 tras el anhelado chapuzón. Oscar y yo esperábamos a la sombra pues Roberto nos había dicho que nos invitaba  a comer, y claro, nosotros pensando en la famosa longaniza de Graus, encantados y agradecidos

Junto a la tropa infantil siempre pendientes aparecen  Naia,  Jesús, Guillermo, el citado Lucas y mi adorada Esther Cañete –la he visto crecer como ciclista-  Son los incansables Monitores del Campus que supervisa Bea, una encantadora trabajadora social zaragozana,  viajera y humanitaria que ha cambiado por un tiempo  a sus niños del África Senegal por los 55 del Campus

Compartimos comida y velada con este mágico grupo. Los más pequeños juegan tras el condumio, otros se van a  la siesta  hasta  la clase de mecánica que impartirá Lucas. Les enseñará entre otras cosas a colocar un guardabarros bajo el sillín para los días de lluvia, -los ha donado Sencillo-. También para la tarde  está prevista una excursión al río, paintball y no sé cuántas otras cosas más.  El programa sigue y nosotros nos vamos ya, enormemente  agradecidos y encantados de haber sido testigos de “Una mañana en el Campus”

 Felicidades a los que lo habéis hecho posible,  y también a los 55

Y a ver si al año que viene probamos la longaniza… 

El del segundo.

Crónica desde dentro, de ese que alguna vez fue segundo, del que nadie se acuerda , salvo él,  y en ocasiones muy de vez en cuando, en alguna conversación se le escucha apostillando " ese día me acuerdo perfectamente, ese día yo hice segundo".



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest